Comparativa de tipos de Pantallas y Consumos

Comparación de Pantallas / Monitores / Consumos
(Parte I)

   En la actualidad todo lo que suene a ECO está de moda, en auge y se tiene muy en cuenta a la hora de adquirir un producto; siempre teniendo en cuenta la calidad y el precio.

   Es por este motivo por el que me he decidido a desarrollar este primer artículo de varios que se encargaran de exponerle los principios del ahorro energético y/o  la no contaminación.

   Vamos a comenzar por una comparativa entre distintos tipos de monitores, pantallas o televisiones, prácticamente a día de hoy, ya son lo mismo.

  Hace no muchos años los televisores y los monitores CRT (Tubo de rayos catódicos) invadían hogares y oficinas, a día de hoy muchos otros tipos de televisores/monitores han venido a sustituir a esta antigua tecnología. Pero la pregunta es… ¿son mejores? ¿gastan menos electricidad? ¿son menos dañinos para la vista?.
El consumo eléctrico no sólo es influenciado por el tipo de pantalla, CRT, Plasma, LCD/TFT, OLED, Proyectores/Retroproyectores, etc. Hay una característica muy importante en la evolución de las pantallas, y es que las propiedades de estas cambian: más resolución (más puntos por pulgada), mejor nitidez de colores, mayor tamaño (42 pulgadas en una televisión es una cosa normal a día de hoy, cuando antes lo normal solía ser entre 24 a 29 pulgadas). Todo esto hace que una comparativa entre distintas tecnologías sea bastante difícil, por el número de variables que entran en juego.
Vamos a analizar primero los tipos de tecnologías existentes:

 

CRT – Tubos de Rayos Catódicos

   Buena calidad y definición de color. Se podían conseguir buenas resoluciones de pantalla, aunque el tubo de imagen al ser curvo solía distorsionar un poco por los bordes (aunque los últimos modelos ya tenían un sistema para corregir esto). Se había conseguido reducir su costo de producción. El problema de este tipo de monitores era su tamaño, el difícil reciclaje, el volumen y el peso, la electricidad estática, y los residuos eléctricos de alta tensión que producía en su tubo de imagen. La producción de este tipo de pantallas está casi totalmente abandonada.

Televisor CRT Antiguo anterior a 1980

   El tubo de rayos catódicos se inventó en 1879, por lo que ha conseguido sobrevivir mucho tiempo en el mercado. Se espera que alrededor de mediados de este año (2010) el porcentaje de este tipo de pantallas se haya reducido al 50%.

¿Cómo funciona?

   Se concentra una gran cantidad de electricidad, una vez alcanzada su carga, los rayos son lanzados a gran velocidad a través del tubo, pasando por una doble rejilla que dirige el rayo hacia la posición del cristal deseada donde revestida con fósforo, al recibir el impacto a alta velocidad de este rayo lo ilumina de determinado color dependiendo de la frecuencia de dicho rayo.

   Este tipo de pantallas es difícil que tenga tamaños superiores a 102cm (unas 42 pulgadas) puesto que se necesitaría un volumen de tubo de imagen excesivamente grande, y su peso sería considerable.

Desechos tecnologicos, un problema, monitores CRT e impresoras en la fotografia

   El desecho de las pantallas CRT – increíblemente 70 millones sólo en Reino Unido – representa un importante reto ambiental.  Nunca deseche su antiguo televisor/monitor CRT en cualquier sitio, llévelo a un punto de recogida.


Plasma

La pantalla de plasma son planos y ligeros, por su delgadez pueden montarse colgados en la pared. La tecnología de Plasma tiene un factor muy importante a su favor y es que prácticamente no tiene límites al tamaño en el que se pueden fabricar. Tiene un punto débil y es que su producción, a día de hoy, sigue siendo cara. Este tipo de pantallas al igual que las CRT contiene fósforo por lo que sufre degradación a la exposición continuada de colores claros. Este tipo de pantallas, al igual que las CRT, producen calor; y a más tamaño… … más calor. Por el tipo de fabricación y la rentabilidad de este tipo de pantallas, obligan a que sean casi imposible la fabricación de pantallas de pequeño tamaño, inferiores a 32 pulgadas. Este es el motivo por el cuál las pantallas de plasma que vemos en el mercado son todo de tamaños por encima de 42 pulgadas.

Pantalla de Panasonic de 120 pulgadas

   Los televisores de plasma requieren cantidades significativamente más elevadas de corriente para obtener el mismo brillo que los LCD, aunque se está reduciendo bastante en los últimos años.


LCD/TFT  (pantallas de cristal líquido)

Generalmente, la tecnología LCD usa la corriente de manera relativamente eficiente, pero varía dramáticamente de una pantalla a otra, dependiendo de diversos factores.

Pantalla Philips Cinema 21:9 LCD TV

   Las pantallas LCD son mucho más ligeras y planas que los CRT, también sensiblemente más que las Plasma. Este tipo de pantalla no causa ningún tipo de distorsión. A diferencia, tanto de las pantallas CRT como de las pantallas de Plasma, no necesita fósforo para iluminar los pixels/puntos que componen la imagen. Utilizan un líquido que reacciona a distintas frecuencias de electricidad, tomando un color u otro. Por lo tanto generan muchísima menos calor que los monitores/televisores CRT y Plasma. Pero hemos dicho que “toma el color”, lo ilumina, es decir el líquido no tiene luminosidad propia, por lo que este tipo de monitores necesita de una iluminación trasera para dar brillo e intensidad a esos colores, es lo único que puede dar un poco de calor, una luz trasera para iluminar la pantalla de cristal líquido.

   Ante la bajada de precios en los últimos años de este tipo de tecnología, está consiguiendo desplazar del mercado a los antiguos CRT, e imponerse a su inmediato competidor el Plasma.

¿Cómo funciona?

Los cristales líquidos, descubiertos en 1888, son materiales que existen en un estado entre sólido y líquido.  Cada píxel se subdivide en tres (rojo, verde y azul), coloreando cada uno de estos y retroiluminandolo se consigue mediante la combinación de los tres la tonalidad deseada, entre varios miles de colores.

Sugerencia

Este tipo de pantallas está incorporando últimamente lámparas de diodos led, viendo reflejadas en sus características o modelos la especificación: LCD LED. Cuando vea esto, sepa que la retroiluminación de la pantalla no está realizada por lámparas comunes, sino por unas nuevas lámparas de LED que consumen drásticamente menos.

Proyectores y Retroproyectores

Proyector Epson

Este formato no está muy extendido, el color no es tan intenso y vivo, y la calidad de la imagen depende del  estado de la lámpara de proyección y de la superficie sobre la que se proyecta. Su uso no tiene competidor alguno en varios aspectos, uno de ellos el tamaño de proyección puede ser muy grande a bajo coste, podemos conseguir tamaños de proyección de 100 pulgadas o más con el mismo coste energético que una pantalla LCD o Plasma. Sin embargo, para proyectar a tamaños pequeños de pulgadas su costó sería muy superior a estas. En el caso de los proyectores  la pantalla de proyección puede ser cualquier superficie clara (blanca)  y lisa, normalmente una pared o una lona blanca. En el caso de los retroproyectores, es un mueble de un tamaño considerable que proyecto invertida la imagen desde atrás a un cristal que mostrará la imagen.

 

Para proyectar la imagen utiliza una bombilla de alta potencia, de precio muy elevado, normalmente un 70% de lo que cuesta el proyector es la bombilla. Esta bombilla genera mucho calor, por lo que necesita un ventilador para refrigerar. El ventilador emite un ruido similar al de un calefactor.

En el caso de los proyectores hay que mantener los filtros del aire bien limpios y de  vez en cuando comprobar que no se haya adosado suciedad a la lámpara, lo cual causaría rotura. En los retroproyectores hay que mantener tanto el cristal de proyección como la bombilla en el mejor estado de limpieza posible, puesto que la calidad de imagen sería borrosa e incluso también podría llegar a fundirse la bombilla.

Pantallas Retroproyector


Se ha incorporado una nueva tecnología a este tipo de aparatos, que es el DLP, o procesamiento digital de la imagen, el cuál consigue mayores definiciones (hasta alta definición total), y rebajar su consumo.

Aunque este tipo de aparato siempre necesitará un mantenimiento que el otro tipo de pantallas carece.

OLED (AMOLED  y PMOLED)

Esta tecnología aún no ha terminado de despuntar, por muchos factores, básicamente el precio de producción es elevado, hay otras tecnologías que aún hay que rentabilizar, y la vida útil de este tipo de pantallas aún está en estudio.

Pantalla OLED Flexible de Sony


Simplificaremos diciendo que lo que se consigue con OLED (Organic Light-Emitting Diode)  es dar color a los polímeros, sería un diodo orgánico de luz. Su consumo es muy inferior al resto de pantallas, y en la actualidad hay muchos dispositivos de pequeño tamaño con este tipo de pantallas: móviles, mp3/mp4, pda’s, máquinas de afeitar, relojes, etc.

Existe dos formas de organizar la matriz OLED, denominadas AMOLED y PMOLED, siendo más efectiva la AMOLED, gasta menos potencia.

   Una vez analizadas las distintas tecnologías de pantallas que nos rodean en la actualidad, veremos en el siguiente artículo tablas comparativas de consumos y las tecnologías que hacen variar los consumos en mayor o menor medida.

Autor: Antonio Morales Carmona